Sufismo

EL ORIGEN DE LA PALABRA SUFI

El nombre de sufi es una expresión antiquísima, derivada de la palabra árabe saaf  “puro”. La razón por la cual los sufis fueron llamados por este nombre es que su mundo interior está purificado e iluminado por la luz de la sabiduría, de la unidad y de la unicidad. Otro significado de esta denominación es que ellos estaban espiritualmente conectados con los más fieles compañeros del Profeta (que Allah le bendiga y le de Paz) y que fueron llamados “los compañeros con manto de lana”. Ellos también podrían haber usado el acostumbrado manto de lana de oveja (suf) cuando eran novicios, y haber pasado sus vidas con vestidos remendados.

Así como su exterior era pobre y humilde, así lo es también su vida en este mundo. Ellos eran frugales en su comida, su bebida y demás placeres de este mundo. Aunque ellos podían aparecer muy poco atractivos para el mundo, su sabiduría se manifestaba en su gentileza y delicadas maneras, que los hacían atractivos a aquellos que saben. Seguían las prescripciones divinas. A los ojos de aquellos que buscan a Su Señor, ellos eran hermosos a pesar de su humilde apariencia. Ellos debían ser distinguidos y distinguibles y deben ser así; de esta manera, uno y todos, porque ellos están en el nivel de la unidad y de la unicidad, y deben aparecer como uno.

 

TASAWWUF, EL MÉTODO

Representa el método y la disciplina suf. En árabe, la palabra tasawwuf  contiene cuatro consonantes, tswf.

  • TAWBA

La primera letra T, representa tawba, el arrepentimiento. Este es el primer paso que debe ser tomado en el camino, es como si dijéramos un doble paso, uno hacia dentro y uno hacia fuera. El paso exterior del arrepentimiento consiste en palabras hechos y sentimientos: guardar la vida de uno libre de pecado y de malas acciones e inclinarse hacia la obediencia; huir de la revuelta y la oposición, para buscar el acuerdo y la armonía.

El paso interior del arrepentimiento de realiza en el corazón. Consiste en limpiar el corazón de todos los deseos mundanos y conflictivos y llegar a la total afirmación del deseo por Lo Divino. Así pues el arrepentimiento, es decir, ser consciente de lo erróneo y abandonarlo, y ser consciente de lo correcto y esforzarse por ello, lleva a uno al segundo paso.

  • SAFÁ

El segundo estadio es safá: el estado de paz y alegría. La consonante S es su símbolo. En esta etapa hay similarmente dos pasos a tomar: el primero es hacia la pureza del corazón y el segundo hacia su centro secreto. La paz de corazón llega a un corazón libre de ansiedad. La ansiedad está causada por el peso de todo lo que es material –el peso de la comida, la bebida, del sueño, de la charla banal -. Todo esto, como la gravedad de la Tierra arrastra el corazón etéreo hacia abajo, y liberarse a sí mismo de este peso, cansa al corazón. Además hay ataduras –deseos, posesiones, amores- los cuales atan el corazón etéreo a la tierra y que le impiden elevarse.

 La manera de liberar el corazón, de purificarlo, es alabar a Allah. Al principio este recuerdo solamente puede ser hecho exteriormente, repitiendo sus Divinos Nombres, pronunciándolos en voz alta, de tal manera que tanto uno como los otros puedan escuchar y recordar. A medida que se hace constante el recuerdo, se hunde en el corazón y se hace interior, silencioso.

La paz del secreto del centro del corazón es conseguida mediante la purificación del corazón de toda y cada una de las cosas de este mundo,  preparándolo para recibir únicamente la esencia de Allah, la cual entra cuando el corazón ha sido embellecido con el amor de Lo Divino. Los medios para esta limpieza son el constante recuerdo interior y la recitación con la lengua secreta de la divina Confesión de la Unidad, la illaha illa Llah –que significa No hay más dios que Allah-. Cuando el corazón y su centro están en un estado de paz y felicidad, entonces la segunda etapa, representada por la letra s ha sido completada.

  • WILAYA

 La tercera letra, w, simboliza la wilaya, que es el estado de santidad y proximidad de los amantes y amigos de Allah. Este estado depende de la propia pureza interna. Allah menciona a Sus amigos en el Sagrado Corán: “No es cierto que los amigos de Allah no sufren miedo ni se apenan. Para ellos hay buenas nuevas en esta vida y en la otra…” (Sura Yunus, 62 y 64).

 Aquel que está en el estado de santidad es totalmente consciente de ello, está lleno de amor y está conectado con Allah. Como resultado es embellecido con el mejor carácter y comportamiento. Este es un regalo divino con el que ha sido agraciado. Cuando la verdad llega, la falsedad se desvanece y la etapa de wilaya ha sido completada.

  • FANA

La cuarta letra f, simboliza fana, la aniquilación de uno mismo, el estado de vacuidad (estar vacío de todo lo que no es la Esencia de Allah). La falsa identidad (el ego, la personalidad) de uno mismo se derrite y evapora cuando los atributos divinos entran en el ser íntimo, y cuando la multiplicidad de los atributos mundanos desaparece, su lugar es reemplazado por el único atributo de la Unidad.