Enseñanzas

El Amor Verdadero es para siempre

Había un estudiante en Daghestan que estaba en un nivel muy alto de amor, un fuerte amor por Allah y por el Profeta Muhammad (sal). Hablaba del amor entre las personas, y de que hay muchas personas que se gustan entre sí, sin que podamos aceptar este amor hasta que se haya probado si es verdadero o no. Un amor que es verdadero únicamente durante siete días, o siete meses, o siete años, y que al octavo se va, eso no es amor. ¿Cómo se describe ese amor? Podéis ver en un amigo una palabra o acción que no sean buenas, enfadaros con él y cortar ese amor. Cualquier amor que termine en odio no es verdadero amor. Hemos de amar en nombre de Allah, entonces siempre habrá perdón, y un amor que nunca termine. El amor verdadero ha de ser para siempre.

Si te aprecio y tú me haces picadillo en un moledor, y si es posible que yo vuelva a recomponerme después de todo ese aplastamiento, y (entonces) mi amor por ti ha cambiado, no es amor verdadero. Quien esté enamorado en nombre de Allah estará en Mimbares de Luz en el Último Día, dice el Profeta Muhammad (sal). Todas las personas van a preguntar, “¿Quiénes son ésos, Profetas?” Los ángeles responderán: “No, son los amantes en nombre de Allah.” Si el amor es para esta vida y para el disfrute del ego, entonces no es amor verdadero. Una característica importante (que distingue) a los creyentes es amar en nombre de Allah, aunque sea amando a una única persona.

Nuestro Grandsheij me dijo que había dos murids (estudiantes) en su tierra natal, que a veces se encontraban y se atacaban el uno al otro con palabras, diciéndose el uno al otro todo tipo de cosas. Después miraban al corazón del otro, para ver si todas esas maldiciones habían producido algún efecto, pero no había cambios. Después, con sus manos se abofeteaban hasta cansarse, momento en que se sentaban y se soplaban las manos. Aún así, no había cambios en el amor. Finalmente, se pegaban con palos, hasta caer al suelo, y entonces reían juntos. Aquí Satán (el Demonio) se enfadaba mucho y salía corriendo. Ser así es el grado más alto del amor, y el amor de los Awliya (santos) nunca cambia, venga lo que venga de la gente. Este es el amor que nos enseña la Tariqa a poder llevar. Si uno se enfada, quiere decir que no hay amor verdadero en su corazón. Hemos de aceptar los defectos de la gente, ya que todos tenemos muchos defectos. Hemos de ser tolerantes y compasivos.

Nuestro Grandsheij dice que si un hombre ama a una persona, nunca ve nada desagradable: todo es perfecto, sus rasgos, su forma de hablar y sus acciones. Mediante la práctica, podéis (llegar) a esta estación. Como Layla y Majnun, él amaba todo lo que estaba relacionado con ella, sus perros, su pueblo, incluso las piedras. El amor perfecto hace que se mire a una persona y se vea la perfección en todo. Para un amante, nada puede ser desagradable en su amado; si vemos a las personas desde (su) perfección, las vamos a apreciar. Debido a que cada uno es único dentro de Su creación, existe una perfección completa y especial dentro de él. Incluso físicamente, cada uno es un individuo especial. Esto procede el infinito poder de Allah, el hacer a cada uno único. Mirando con estos ojos, nuestros corazones deben estar inclinados a, por lo menos, ser amistosos con todo el mundo. Entonces, todo el mundo nos devolverá amistad, y entonces la amistad llevará al amor. En la medida en que amemos a las personas, seremos fuertes en el amor por el Señor. Mirad siempre a la perfección de las personas, y buscad sus buenas acciones. Allah ordena: no miréis a los defectos de la gente, os lleva al odio y la enemistad. Vais a caer en los mismos defectos. Debéis contener vuestros ojos.